Mesoterapia

tratamiento-mesoterapia-facial

MÁS INFORMACIÓN




La mesoterapia es un tratamiento que mejora de manera notoria el contorno de cualquier zona en la que se aplique. Así, puede actuar con eficacia en muslos, abdomen, gluteos, cadera o el rostro, por poner unos cuantos ejemplos.

Su actividad reductora deriva de las sustancias que se inyectan, una mezlca de productos homeopáticos y alopáticos, minerales, aminoácidos y vitaminas. Su nombre tiene como origen la capa de la piel que recibe las infiltraciones: el mesodermo.

La mesoterapia no solo tiene un efecto reductor de grasa, sino que las sustancias inyectadas activan la circulación linfática y sanguínea, por lo que resulta propicio para la corrección de problemas de inflamación en las piernas y evitar la formación de varices. Además, resulta muy eficaz en el tratamiento de la celulitis y para reafirmar la piel. También es válido para tratar cicatrices, arrugas y lesiones deportivas.

¿Cómo actúa la mesoterapia?

Las microinyecciones de la mesoterapia se aplican en las zonas que sufren una acumulación de grasa, de manera que la sustancia que se ha inyectado actúa directamente sobre ella, disolviéndola. Una vez disuelta, la grasa se mueve por el torrente sanguíneo hacia los riñones y, posteriormente, será expulsada por la orina.

Aunque durante este tratamiento se pierde peso al acabar con la grasa localizada, no es un sustituto de la dieta y el ejercicio físico, sino que deben mantenerse estas dos actividades para combatir la obesidad.

En cuanto a su aplicación, dependiendo de las zonas que se van a tratar se programarán de cuatro a diez sesiones, repartidas de manera semanal. Los resultados empezarán a notarse a las cuatro sesiones de comenzar; un mes después de comenzar el tratamiento.

Antes de empezar el tratamiento resulta necesario un examen médico. Las personas con problemas de coagulación, infecciones, afecciones cutáneas o mujeres embarazadas o en periodo de lactancia son algunas excepciones que no podrán recibir el tratamiento.