Lipolaser

Lipolaser

MÁS INFORMACIÓN




El lipolaser, también conocido como liposucción inteligente, liposucción láser o liposucción con asistencia láser, es un método que logra la reducción de la grasa localizada sin ningún dolor ni efecto secundario.

Concretamente, esta técnica aplica un láser atérmico -esto es, un láser frío de diodo y baja potencia-que emite en una longitud de onda roja visible situada entre los 630 y 680 mn. Estos valores desencadenan una serie de reacciones fotoquímicas y fotobiológicas en el tejido adiposo responsables de la destrucción de la grasa.

¿Cómo funciona el lipolaser?

Cuando se somete el tejido adiposo al laser frío, los adipocitos aumentan los niveles de Adenosín monofosfato cíclico (AMPc), un hecho que estimula la producción de la enzima lipasa.

Precisamente, esta enzima se encarga de la conversión de los triglicéridos en glicerol, ácido graso y agua, tres sustancias semilíquidas que traspasan sin esfuerzo la pared de las células grasas y se liberan en el espacio extracelular.

Una vez ya liberadas estas sustancias, el diodo reactiva el drenaje linfático . Este impulso drenante es el  que propicia el movimiento y la expulsión del contenido celular. No se trata solo de licuar la grasa si no que, además, ha de promover su vaciado fisiológico.

Un tratamiento de lipolaser suele constar de un mínimo de seis sesiones, repartidas en seis semanas. Su aplicación produce la pérdida de uno a tres centímetros de contorno por cada sesión y por zona de tratamiento en solo diez minutos…

Beneficios del lipolaser

Esta terapia es absolutamente indolora y no afecta a las estructuras circundantes como la piel, los nervios periféricos o los vasos sanguíneos. Su eficacia es muy alta en la eliminación de acúmulos de grasa en muslos, cartucheras, brazos, pantorrillas y abdomen.

Estos beneficios se traducen en menos moratones, un tiempo de recuperación más rápido y un menor coste que una intervención como la liposucción quirúrgica.