Tratamiento Fotorejuvenecimiento

fotorejuvenecimiento

MÁS INFORMACIÓN




El fotorejuvenecimiento consiste en aplicar pulsos de luz intensa que penetran en la piel, estimulando la formación de nuevo colágeno y elastina. De esta forma, el tratamiento de fotorejuvenecimiento mejora la calidad de la piel, su elasticidad, atenúa las arrugas y proporciona un aspecto más suave y terso de forma duradera.

Está especialmente indicado para tratar las manchas marrones del rostro,  las pieles enrojecidas y las manchas rojas de origen vascular.

Esta técnica no requiere anestesia ni hospitalización y se suele aplicar en el rostro, manos, antebrazos y escote, obteniendo resultados muy satisfactorios desde las primeras sesiones.

¿En qué consiste la luz pulsada?

El fotorejuvenecimiento es un tratamiento completamente personalizado, ya que será el tipo de manchas, su localización y el estado de la piel del paciente lo que marcará la intensidad y los pulsos de luz que se aplicarán. El objetivo de este sistema es acabar con las irregularidades o lesiones de la piel a través de una fuente lumínica de alta intensidad, la luz pulsada, que disminuye el tamaño del poro, la profundidad de las arrugas y estimula la formación de colágeno. De esta manera, la lesión se irá aclarando y descamando gradualmente gracias a esta técnica.

También denominado IPL por sus siglas en inglés, Intense Pulsed Light, el fotorejuvenecimiento suele constar de pocas sesiones que se repiten periódicamente y que pueden durar unos 30-45 minutos.