Esmaltado permanente

tratamiento-esmalte-permanente

MÁS INFORMACIÓN




El esmaltado permanente es una técnica de manicura y pedicura que ofrece una duración de hasta tres semanas. Gracias a este tratamiento, las uñas ofrecerán una consistencia y brillo similar al esmaltado tradicional pero no requerirán una nueva visita al centro hasta pasados 21 días.

Así, las uñas lucirán durante ese tiempo como si se acabara de realizar el esmaltado. Supone, pues, una gran ventaja comparado con otro tipo de esmaltes con un ciclo temporal más corto, de una semana o diez días.

Un esmaltado fácil, rápido y duradero

La aplicación del esmaltado permanente es muy sencilla, similar al esmalte tradicional. En primer lugar se realiza una manicura y se procede a quitar el brillo de las uñas mediante una lima suave.

Tras ello se aplica un producto líquido que añade adherencia a la superficie con el objetivo de lograr una mejor fijación del esmalte. El siguiente paso consistirá en la aplicación de dos capas de esmalte y de un gel que ayudará a que se fije todavía mejor.

El resultado son tres semanas de esmalte en las uñas. En ese tiempo, este esmaltado lucirá como el primer día y no habrá que preocuparse en volver a repasarlo.