Tratamiento Esclerosis con espuma

tratamiento-micro-varices

MÁS INFORMACIÓN




La esclerosis con espuma es un tratamiento para eliminar las varices sin acudir a la cirugía que utiliza inyecciones de esclerosantes en forma de espuma. Gracias al estado espumoso de los productos se aumenta el contacto con los tejidos, lo que a su vez logra mayores efectos.

Este procedimiento resulta muy efectivo y seguro a la hora de tratar las varices. De hecho, puede resultar muy similar a las intervenciones quirúrgicas aunque requiere un mayor seguimiento por parte del especialista.

¿En qué consiste el tratamiento de esclerosis con espuma?

El esclerosante utilizado es una mezcla de tetradecil sulfato sódico o polidocanol con determinados gases que dan lugar a una espuma con propiedades muy concretas. Este producto se puede aplicar a cualquier variz, independientemente de su tamaño o localización.

Dependiendo de cada caso se decidirán un número de sesiones concreto con el fin de que el tratamiento resulte efectivo. Tras una revisión médica del historial clínico y la exploración de cada paciente se programarán las sesiones que requerirá el procedimiento.

En éstas se aplicarán las inyecciones de espuma mediante un único pinchazo, prácticamente indoloro. La punción, además, podrá controlarse gracias a un monitor que mostrará el movimiento de la espuma.

Después de cada sesión se deberá colocar una media de compresión que ha de mantenerse a lo largo de semanas o incluso algo más tiempo. Se trata de un elemento de importancia para que este tratamiento logre unos resultados óptimos.

Tras aplicar el procedimiento con espuma el paciente podrá llevar una vida normal, aunque no deberá realizar deportes vigorosos.