Cavitación

MÁS INFORMACIÓN






La cavitación es una técnica no quirúrgica centrada en la eliminación de la grasa localizada. Lo hace mediante ultrasonidos de baja potencia, aplicados en la zona en la que se concentra la grasa, que disuelven las células adiposas desde su interior.

El tratamiento con cavitación es idóneo para la piel de naranja, ya que logra devolver el aspecto normal a la piel en la zonas donde se aplica mientras elimina toxinas, aumenta el tono y la elasticidad de los tejidos y mejora la circulación.

¿Cómo funciona la cavitación?

Se trata de un método que, gracias a los ultrasonidos, rompe las estructuras de los depósitos de grasa localizados, unas acumulaciones que suelen mostrar resistencia a las dietas para adelgazar debido a su función de almacenamiento. Tras su aplicación, esta grasa es eliminada con la orina o por el sistema linfático.

Tras someterse a una sesión resulta conveniente aplicar técnicas de drenaje, como la presoterapia o masajes, con el fin de propiciar la eliminación de las células de grasa y evitar que se vuelvan a absorber.

De la misma forma, y con el propósito de eliminar toxinas y grasa, es conveniente beber litro y medio de agua antes y después de cada sesión. Por último, resulta recomendable comenzar una dieta de bajo contenido calórico unos días antes del inicio del tratamiento de cavitación.