Tipos de manchas en la cara y cuello

laser_plasma_ciudad_real_puertollano

MÁS INFORMACIÓN




Las manchas en el rostro son una alteración de la pigmentación en la piel de la cara. Este cambio puede darse hacia un color más oscuro o hacia uno más claro y suele producirse por hiperpigmetación, esto es, por la producción excesiva de melanina en una zona determinada.

Aunque, en un principio, no tienen por qué traducirse en un problema médico, las manchas faciales sí que suelen generar ciertos recelos estéticos, ya que rompen la uniformidad del color de la piel

Existen varios tipos de manchas en la cara que se producen por factores diversos. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Pecas: también llamadas efélides. Las pecas, que son acumulaciones de pigmento redondeadas de color pardo, se suelen encontrar en las zonas con mayor exposición a la luz. Por ello, el cuello y la cara son dos lugares en los que más aparecen y el verano les otorga mayor visibilidad.
  • Lunares: Existen varios tipos de lunares, o nevus. Son acumulaciones de melanocitos y afectan a varias estructuras cutáneas. En este caso, cabe destacar que un dermatólogo debe controlar los lunares y su evolución.
  • Melasma: Estas manchas marrones en el rostro afectan prácticamente solo a las mujeres y suelen tener origen o evolución durante el embarazo, la menopausia o al consumir anticonceptivos.
  • Melanoma: Se trata de un tumor maligno, fácilmente confundible con un lunar. De crecumiento progresivo y bordes irregulares, esta mancha crece de manera asimétrica y muestra pigmentaciones dispares, llegando a dar tonos azulados.
  • Vitíligo: Estas manchas blancas suelen situarse alrededor de la nariz, los ojos y la boca, aunque también pueden darse en las piernas.