¿Mi piel es propensa al acné?

Fototerapia Antiacne

MÁS INFORMACIÓN






El acné es una afección de los folículos pilosos y las glandulas sebáceas especialmente conocida por su aparición en la adolescencia (acné juvenil), aunque puede estar presente en cualquier rango de edad y el 80% de las personas de 11 a 30 años sufren brotes de acné.

Se origina cuando el sebo, las células de piel muerta que transporta el propio sebo y el vello generan un tapón en un poro. En ese momento, las bacterias que se encuentran en el lugar provocan que se hinche la zona. Cuando este tapón empieza a deshacerse es cuando se forma el grano o espinilla.

Sus síntomas son la aparición distintas lesiones como granos, quistes, erupciones, protuberancias o el enrojecimiento de la zona afectada. Según su severidad y lesiones, puede ser leve, moderado, severo o muy severo.

Normalmente, los granos surgen en zonas del cuerpo como la cara, la espalda, los hombros, el cuello o el pecho. Aunque no se conocen las causas exactas que desencadenan la aparición del acné, se considera que el papel de las hormonas es clave, puesto que un aumento de andrógenos lleva a que las glándulas sebáceas generen más sebo del necesario.

Así, además de aparecer con los cambios hormonales propios de la adolescencia y la pubertad, también puede surgir en los días previos a la menstruación o en el inicio y el fin de tratamientos anticonceptivos.

La piel grasa, esto es, la que tiene una mayor producción de sebo, es más propensa al acné. Los citados cambios hormonales, factores genéticos, el estrés, algunos productos cosméticos que irritan la piel o según qué medicamentos pueden ser causa de que se produzca más sebo.

Este tipo de piel suele mostrar unos poros más grandes y visibles, brillo, la percepción de un mayor grosor y palidez.

Cómo combatir el acné

Para evitar en la medida de lo posible la aparición del acné, es recomendable lavarse la cara un par de veces al día y después de sudar (como al practicar deporte) de manera suave. Cabe señalar que una excesiva higiene no evitará el acné, sino que puede empeorarlo.

También es recomendable conocer los componentes de los cosméticos usados para evitar aquellos que empeoren el acné. Por supuesto, los granos y espinillas no se deben tocar ni hacer el intento de quitarlos, ya que se puede generar una cicatriz.

Aunque está bastante extendida la idea de que alimentos como el chocolate o el plátano son causantes de que el acné aparezca, lo cierto es que no existen estudios que demuestren esta relación. No obstante, una dieta alta en glucosa sí que parece aumentar su severidad.

Puesto que los granos y zonas afectadas sufren una infección bacteriana, es recomendable que el pelo u otros elementos no entren en contacto con ellos. Por la misma razón, es conveniente cambiar con frecuencia objetos como toallas y sábanas.

Además, existen tratamientos específicos para combatir el acné y las cicatrices que provoca. Un especialista deberá decidir cuál es la mejor opción para abordar este problema.

Además, para eliminar las cicatrices, en Forma y Línea contamos con técnicas como la exfoliación química, la microdermabrasión, la fotofacial o la regeneración por diatérmia o radiofrecuencia.

Nuestros tratamientos