Cómo eliminar las estrías de nuestro cuerpo

tratamiento-aqualix

MÁS INFORMACIÓN




Las estrías son marcas en la piel alargadas de tonos rojos, morados o blanquecinos que surgen en muslos, caderas, pechos, glúteos o abdomen a causa de desgarros que se producen bajo la dermis. Este trastorno estético, además de ofrecer un color distinto al resto de la piel, tiene una textura dispar respecto a la zona cutánea en la que se encuentra.

Se producen por el estiramiento de la piel para adaptarse al volumen corporal. Un estiramiento excesivo provoca que se altere la producción del colágeno. Así, las fibras que cuentan con una menor elasticidad se rompen, lo que acaba causando las estrías.

Los cambios de peso repentinos, como sucede durante el embarazo, o los hormonales propios de la adolescencia, la menopausia o el propio embarazo son causas típicas de las estrías. Igualmente, existe un factor hereditario que influye en su aparición.

Otras causas pueden ser la producción deficiente de cortisol, una dieta con déficit proteico y de vitaminas o la deshidratación de la piel, así como entrenamientos físicos muy duros o la ingesta de anabolizantes.

Existen varios procedimientos para eliminar las estrías. El láser es el tratamiento más rápido para acabar con las estrías y también con cicatrices. Otra opción son los peeling químicos, más efectivos con las estrías rojas.

Mascarillas de distintos productos, cremas de ácido hialurónico o algunos tratamientos con colágeno son algunas de las alternativas para eliminar las estrías o, al menos, combatirlas.

Tipos de estrías y tratamientos

Las estrías atraviesan dos etapas distintas y diferenciadas que se identifican con sus tipos: la fase roja inicial y la fase blanca de la estría madura.

La estría roja o con tonos morados es el primer estadio de esta afección. Esta coloración surge al encontrarse la piel inflamada y mantiene la circulación sanguínea. Las estrías moradas o rojas son más fáciles de tratar que las blancas.

Por su parte, la estría blanca se identifica con las estrías ya maduras. Adquieren un color blanco nácar, plateado, más claro que el de la piel de alrededor. Son más complicadas de eliminar al haberse alterado la circulación en la zona.